MI PANAMÁ EN SUS QUINIENTOS AÑOS. |
Círculo del Diseño, estudiantes de diseño y profesionales, arte y moda, diseño en Panamá, diseñadores de moda, asociación
348397
post-template-default,single,single-post,postid-348397,single-format-standard,eltd-cpt-2.3,ajax_fade,page_not_loaded,,moose-ver-3.5, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,no_animation_on_touch,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive

MI PANAMÁ EN SUS QUINIENTOS AÑOS.

 

Es con el descubrimiento del Istmo, por los españoles, que se  inicia la inmigración forzosa proveniente de África  para la comercialización de esclavos,  desarrollando de esta manera su principal función, servir como puente estratégico  con España.

Las grandes corrientes migratorias se dan  en Panamá entre el siglo XIX y XX  con el desarrollo de las megas construcciones; el ferrocarril, El canal Francés y  el Canal de los Estados Unidos; debido a la gran necesidad de mano de obra, llegando al istmo  personas procedentes  del  Caribe, Europa y Asia.

https://www.instazu.com/media/2043620005261973387

Foto tomada por Carlos Endara Andrade a finales del siglo XIX. Fototeca de Panamá

Es aquí donde la cultura  se entrelaza y la indumentaria se renueva detonando un mezcla de elementos nuevos –  mantillas, peinetas , zapatos, faldas largas y acampanadas, Flores de colores en la cabeza – importados  de una España recién llegada  que  impone una nueva  instrucción, una nueva  creencia.

Foto de Carlos Endara Andrade – Escuela Profesional Fototeca De Panamá

Nuestro panamá  actual busca definir y establecer su hegemonía cultural, arraigarla y defenderla mediante el desarrollo de industrias y profesionales que en los diversos ramos desarrollen y ejerzan la fuerza necesaria para que nuestro creer y amor propio se incremente, fomentando la equidad, cordialidad  e igualdad entre todos.

 

Pasarela Degusta La Moda

Son  500 años de tradiciones, luchas, esperanzas,  un pueblo  que busca en el pasar del tiempo su autenticidad, su lugar, su reconocimiento;  un pueblo  que cree en él y en el don que Dios le dio,  ser  puente del mundo,  donde las diversas culturas convergen,  las tradición se complementan,  los sabores y olores  se unen,  y la vestimenta se adopta y  adapta creando así un nuevo Panamá.